‹ REGRESAR
El diseño es una disciplina que no sólo requiere creatividad, sino también administración
por Alejandro Louis
alejandro@dimmx.com
Sin importar si eres una agencia de publicidad con más de cinco elementos o un diseñador freelance, tener el control del tiempo y presupuesto es elemental para un resultado exitoso tanto para el cliente como para quien ofrece el servicio creativo.

TIEMPO AL TIEMPO

Directo al punto. Cierto día un amigo diseñador me platicaba sobre el logo de un cliente con el que lleva más de 2 meses sin poder definir. ¡Dos meses! Aunque parezca difícil de creer es una situación muy común, no solo en la creación de un logo, sino en el diseño de cualquier elemento de una marca.


El "detalle" que inició esta aventura de ocho semanas es que no realizó ningún proceso de análisis, no hubo nunca un Brief y no se realizó un Benchmark para medir el alcance y la competencia directa de la marca pues era algo que "urgía" y no había tiempo para esas cosas.
¿Porqué es importante? porque se inicio directo con la creación de propuestas gráficas sin tener un perfil del cliente, sin antecedentes, sin conocimiento de su historia y sus valores; llegado el día de la presentación resulto ser que en las propuestas se uso el color institucional de la competencia directa. Es como ver a Coca-Cola usando un "azul Pepsi".
Otro caso es el de las agencias, en donde de pronto llega una cuenta nueva, y un entusiasmado director creativo detiene todo y concentra la energía y tiempo de cuatro o cinco diseñadores en crear propuestas gráficas de un logo sin delegar a nadie la responsabilidad de un análisis previo. Y cuando el resultado es negativo y el cliente rechaza todo el material, la respuesta es "estos diseñadores no hacen nada bien".
Es una mala costumbre que tienen las agencias en México, "los diseñadores tienen que producir gráficos hasta el último minuto de su día laboral". Pero en qué momento el diseñador recibe la información de para quién está trabajando, cual es su background, a quién va dirigido su producto; un mal Brief tiene como consecuencia malos resultados, un buen Brief genera excelentes propuestas gráficas. Más aún, tomar el tiempo necesario para crear un Benchmark en el que podemos ver el entorno, competencia, e incluso el historial de la misma marca genera resultados maravillosos.

TENGO MIEDO... DE COBRAR
Ya hablamos del tiempo, pero otro factor clave es el presupuesto.

El talón de Aquiles de muchos diseñadores son las cotizaciones, muchas veces con tal de ganar un cliente presentan presupuestos "negociables" o muy bajos. Así de seguro no habrá quien iguale tan bajo costo y el cliente no tendrá mas remedio que solicitar los servicios de quien tal vez no es el mejor ni el más adecuado, pero si el más barato. Ambos personajes devalúan la profesión a una velocidad impresionante.
Imaginen que hoy en día el pedir el anticipo por el trabajo a realizar, este primer pago no está ni siquiera contemplado. Peor aún, el diseñador duda en llamar para cobrar una vez entregado el trabajo, pues podría molestar a su cliente. Pero, ¿cuál es el miedo? Acaso si el cliente llega al supermercado y al llegar a caja le solicitan el pago por la despensa que se está llevando a su casa, éste reacciona molesto y dice "luego te pago"? Todo cuesta, todo tiene un precio, desde el momento en que un cliente solicita nuestro servicio está implícito que lo tendrá que pagar, y ya sea que en nuestra cotización contemplemos un anticipo del 30, 50 o cualquier otro porcentaje, esto establece un compromiso que si alguna de las partes no está de acuerdo simplemente no habrá trato.

No hay que tener miedo a cobrar, establece bien los criterios en cada cotización que hagas, y si tu "sentido arácnido" te indica que probablemente no te paguen, da media vuelta, allí no hay nada que hacer.

Mucha suerte en tu próximo proyecto•

Fecha de publicación: 27 de junio 2011
Untitled Document
Untitled Document
 
Untitled Document