‹ REGRESAR
Alicia y el valor del proceso de diseño
por Santiago Osnaya
vosanova_24@hotmail.com
–Señor Gato extranjero –empezó tímidamente, porque no sabía si le gustaría aquel modo de llamarlo; sin embargo, la sonrisa del Gato se hizo más grande. “Vaya, está satisfecho hasta este momento”, pensó Alicia, y continuó– : ¿Tendría usted la bondad de decirme, por favor, qué camino debo seguir?
–Eso depende mucho de adónde quieras ir – dijo el Gato.
–No me importa mucho a dónde vaya . . .
–Entonces no importa mucho por dónde te vayas . . . –… mientras llegue a alguna parte –añadió Alicia a modo de explicación.
–¡Oh, puedes estar segura de que si caminas por suficiente tiempo, llegarás a alguna parte! 1




El fragmento anterior de “Alicia en el país de las maravillas es un buen pretexto para reflexionar sobre la importancia que tiene el proceso de diseño (figura 1) en la praxis de todo diseñador, ya que de su correcta aplicación dependerá el éxito del objeto de diseño.

Haciendo una analogía, al preguntarle Alicia al Gato: ¿qué camino debo seguir?, este cuestionamiento debe ser el punto de partida de todo profesional del diseño cuando se encuentra frente a determinado problema al que tiene que dar solución y para ello necesita hacer una elección que lo lleve al camino apropiado. Siguiendo con la conversación de Alicia y el Gato, se identifica la importancia del cuestionamiento de este último cuando le responde: “eso depende mucho de a dónde quieras ir”, relacionando esto con el proceso de diseño (PD) hablaríamos del resultado que se espera obtener, así entonces, un buen uso del PD permite proyectar la solución idónea del problema planteado.

Al responder Alicia al Gato: “no me importa mucho a dónde vaya”, el Gato con toda lógica replica: “entonces no importa mucho por dónde te vayas”. volviendo a nuestra analogía se puede deducir que sin objetivos claros es imposible un trabajo de investigación serio y formal, una falta de proyección será una perdida de tiempo y el objeto de diseño final será incapaz de cubrir o satisfacer las necesidades requeridas. Ahora bien, cuando el Gato le dice a Alicia que si camina por suficiente tiempo, llegará a alguna parte, tal situación se torna angustiante ya que en términos del PD no se puede ir hacia donde no se tiene idea del lugar al que se llegará. El cuestionamiento, finalmente, sería ¿sabes tu diseñador el resultado que esperas o deseas encontrar en la búsqueda de la solución al problema?, de ahí que el PD sea fundamental en el ejercicio del profesionista. 

De lo anterior se podría inferir que basta con que el diseñador aplique el PD y su tarea se verá recompensada en todo sentido, sin embargo, este no es un proceso sencillo; en mi labor como docente he detectado que en los estudiantes de diseño existe un conflicto para incorporar el PD en la búsqueda de la solución de ciertos problemas, por sentir coartada y limitada su capacidad como persona creativa, sin embargo el PD, más que restringir, ayuda a potencializar esa creatividad.

“Hay personas que frente al hecho de tener que observar reglas para hacer un proyecto, se sienten bloqueadas en su creatividad. ¿En qué queda entonces la personalidad?, se preguntan.
¿Nos estamos volviendo todos locos? ¿Todos robots? ¿Todos nivelados, todos iguales?”. 2

La importancia de usar un PD, es un tanto difícil de concebir por los alumnos pues estos aluden a la solución más como un chispazo creativo que al resultado de un proceso, por ello se les complica dar cuenta de la necesidad de incorporar un PD, una metodología o un método de diseño para su actividad como diseñadores. El diseñador inglés Abram Games (1914-1996) sustentaba que la chispa creativa no existe, que todo es resultado del subconsciente. “La experiencia, el conocimiento, el juicio de cada persona trabajan juntos para integrar las partes en una completa y simple unidad” 3. Así entonces, lo que se ha denominado como la chispa creativa no es otra cosa que el análisis y la síntesis ; estas etapas son la medula espinal del PD (figura 2) ejemplificado por Cal Swann quien lo describe como reiterativo “el PD puede ser solamente efectivo si existe un proceso constante de revisitar el problema para reanalizarlo, además de ir sintetizando las soluciones ya  revisadas”. 4

Mi propuesta pedagógica es, que el alumno entienda en una primera etapa al PD como un Proceso Natural (PN), es decir, un sujeto en la cotidianidad de sus actividades realiza, de manera rutinaria, una serie de acciones encaminadas a cubrir necesidades de su vida diaria (vestirse, comer, socializar…); dichas acciones, puede decirse que se hacen de manera intuitiva, sin embargo estas tienen un orden lógico, son una serie de pasos que están eslabonados con un determinado fin o propósito, que bien pueden relacionarse con las etapas del PD.

El Proceso Natural
Imaginemos a una joven y reflexionemos de manera analítica en el proceso que esta persona, como de costumbre, lleva a cabo cualquier día de la semana desde que se despierta hasta que sale de casa, y sistematicémoslo para identificar analógicamente al PD.

I. Es estudiante de teatro, tiene 20 años de edad, es delgada; le gusta tener muchos amigos y es de “clase social media”, vive en una colonia de esas que ahora son muy conocidas por sus restaurantes, bares, boutiques; es la mayor de dos hijos, sus padres son profesionistas y se puede decir que existe una buena y estrecha relación familiar.
II. Como todos los lunes se levanta temprano para irse al colegio, se dirige al baño se da una ducha y abre su armario preguntándose a si misma ¿Cómo debo vestirme el día de hoy?
III. Observa su agenda, acto seguido abre la ventana, sale al balcón y observa el exterior.
IV. Regresa a su cuarto, se detiene algún tiempo frente al armario y comienza a tomar decisiones.
V. Finalmente elige la ropa con que debe vestirse para salir de casa segura y contenta.

Si hacemos una analogía entre las actividades de esta persona y el PD encontraremos que:
El número II muestra la fase del Problema de ella, ¿Cómo debo vestirme el día de hoy? “los problemas de diseño surgen de una necesidad en donde la solución a dichos problemas mejora la calidad de vida” 5, ante tal situación revisa su agenda y observa el exterior desde su balcón, número III, esta acción no es otra cosa que la fase de la Investigación “la investigación consiste en una serie de actividades tendientes a resolver problemas y esclarecer dudas mediante una serie de etapas que siguen una secuencia lógica, que toman como punto de partida la realidad” 6, en el número IV toma decisiones frente a su armario y comienza a elegir qué ropa debe vestir, nos encontramos aquí en la fase de la Hipótesis “el objetivo general de esta etapa es el de resolver en un proceso decisivo proyectual” 7, con lo anterior se demuestra que la decisión final respecto a la ropa que utilizará la muchacha ese día, no es un acto deliberado, ella hizo un análisis-síntesis de la información (condiciones atmosféricas, sus actividades en agenda, estado de ánimo, etcétera) resultado de una investigación; en el número V, finalmente, la adolescente sale a la calle vestida, analógicamente esta es la fase de la Realización, en esta fase se ha determinado la solución. Hay que puntualizar que las acciones de esta adolescente están íntimamente ligadas con su realidad, lo cual se puede ver a manera de bosquejo en el número I y que puede ser tomado como parte del marco de referencia, Fernando Danel nos dice a este respecto que “no hay hechos desnudos, sino por el contrario, éstos siempre están mediados por un(os) significado(s) que los interpreta y los sitúa en un determinado ámbito de comprensión”. 8

El ejemplo anterior es una de tantas posibilidades que pueden usarse para que el alumno tenga una aproximación cómoda al PD y encuentre que ciertamente existen relaciones entre el PN y el PD lo que favorece el estudio y la comprensión del segundo de una manera más clara. Demostrando que su uso está en la cotidianidad de la vida de las personas se da la posibilidad de vislumbrar el PD como algo accesible, funcional, claro y no como algo complejo, tedioso y aburrido.

Finalmente, es importante decir que una particularidad esencial del PD es su carácter de adaptabilidad temporal, es decir, lo mismo podemos utilizarlo en un proyecto que se desarrolle en un año, un mes, una semana o en un par de días quizás; seguramente un plazo corto de tiempo pondría en tela de juicio el PD, sin embargo aún en lapsos cortos el proceso existe, seguramente la capacidad y experiencia del diseñador haga que este pase desapercibido y puesto que la habilidad para proyectar una solución de manera expeditiva depende, en cierto grado, del background de cada diseñador (figura 3); ese almacenaje de información es el resultado de estimular la percepción sensorial (vista, gusto, tacto y oído) lo cual hace la diferencia entre un diseño y otro. Edward M. Forster escribe: “La memoria es el gabinete de la imaginación, la tesorería de la razón, el registro de la conciencia y el aposento del pensamiento”.

En mi formación como diseñador gráfico me encontré por vez primera con el modelo general del proceso de diseño, en la asignatura fundamentos teóricos para el diseño, este primer acercamiento dejó en mi el interés por el PD, la aplicación de éste ha dejado grandes satisfacciones a lo largo de mi trayectoria como profesional del diseño, por estas razones en mi labor como docente me he ocupado en encontrar y/o establecer diálogos amistosos de enseñanza•


Referencias bibliográficas
1 Carrol, L. (1963) “Alicia en el país de las maravillas”.
3 Munari, B. (1993) “¿Cómo nacen los objetos?”.
3 Games, A. (1960) “Over my shoulder”.
4 Swann, C. “Action research and the practice of design” Design issues Vol 18 No 2.
5 Munari, B. (1985) “Diseño y comunicación visual”.
6 Ortiz, F. y García, M. (2008) Metodología de la investigación”.
7 Modelo general del proceso de diseño,Colección CYAD UAM Azcapotzalco.
8 Modelo general del proceso de diseño, Colección CYAD UAM Azcapotzalco.

Fecha de publicación: 8 de mayo 2011
Untitled Document
Untitled Document
 
Untitled Document