Faena Studio

LA TIPOGRAFÍA ES TODO

Revista a! Diseño No. 134

 

Cada uno nuestros proyectos se rige por un trabajo tipográfico detallado y por un amor muy grande hacia la tipografía. A través de esta podemos transmitir ciertos aspectos, atributos o ideas que queramos comunicar”, apunta Ferran Ollé, socio fundador de Faena Studio.

Este joven estudio desarrolla identidades únicas y originales que cautivan a la audiencia. “A través de una exploración exhaustiva de la tipografía; cada letra, cada curva y cada espacio en blanco se convierten en una parte esencial de la narrativa visual”. 

Su enfoque se centra sobretodo en branding y packaging, con un alcance que abarca diversos sectores, como hotelería, productos gastronómicos, bebidas, proyectos culturales, industriales, y tecnológicos, entre otros.

En la séptima edición de los premios LADAWARDS, Faena Studio recibió el Rayo de Oro por el empaque de los chocolates Commons, y obtuvo cuatro rayos de bronce, dos en la categoría de packaging y dos en branding. Gracias a los premios obtenidos, fue reconocido como el mejor estudio de México y el segundo mejor de América Latina.

Ferran Ollé nos comparte su encuentro con el diseño gráfico, los motivos que lo trajeron de España a México, y el nacimiento de Faena Studio.

¿Cómo fue el momento de fundar Faena Studio?

Faena nació hace muchos años atrás, seguramente cuando trabajaba de mesero los fines de semana y durante mi periodo vacacional escolar en España. 

Empecé a trabajar de mesero a los 14 años en la pizzería de mi pueblo, de ahí a una cafetería, luego a otra, cambié a otro restaurante, un outlet doblando camisas Ralph Lauren de temporadas pasadas. También cajero en un supermercado, chalán de un electricista y en la construcción de banquetas en las calles de mi pueblo.

Durante varios años estuve trabajando en cosas que no me gustaban, trabajando en empleos que además de un sueldo precario y un sentimiento de responsabilidad mezclado con frustración, no me aportaron mucho más. Creo que ahí nació Faena.

Entrar en edad laboral, con cero experiencia en despachos de diseño y en un país sacudido por la crisis económica del 2018 no me daba muchas posibilidades de conseguir lo que yo quería en esos momentos. Así que decidí moverme. 

No fue hasta que llegué a México y me empecé a formar como diseñador gráfico, que comencé a tener mis primeros clientes como freelance; cada año que pasaba mi sentimiento de no trabajar para alguien más era cada vez más fuerte, hasta que un día decidí poner manos a la obra y empezar a formalizar lo que desde años atrás tenía ganas de hacer.

En 2018, gracias a mi novia y a una amiga, conocí a Carlos Verástegui, le comenté que estaba empezando mi estudio; se interesó, compartimos muchas inquietudes y maneras de ver las cosas, pero lo que nos unió más fue la pasión que ambos ponemos en nuestro trabajo, y me propuso asociarnos.

Así nació Faena Studio. El nombre básicamente es una oda al camino recorrido hasta lograrlo, todo el trabajo hecho, tanto el que se disfruta como el que no, el que queda por hacer y el que soñamos con hacer. “Feina” significa trabajo en catalán (mi lengua materna), y también es una mirada a mi pasado, a mis orígenes, a la granja donde me crié. Faenar es trabajar el campo, labrarlo y ensuciarse las manos. 

¿Cuál es el valor de la tipografía en tu trabajo?

Lo es todo. Cada uno de los proyectos de Faena Studio se rige por un trabajo tipográfico detallado y por un amor muy grande hacia la tipografía. A través de esta podemos transmitir ciertos aspectos, atributos o ideas, y dependiendo de que font elijamos, o diseñemos, estas marcas se expresarán de una forma o de otra.

Parece que todos los días se crean nuevas marcas, ¿cómo destacar en un mercado tan competido?

Para mi es importante ver y entender el brief desde distintas perspectivas. Conocer y estar al día de lo que sucede fuera de las cuatro paredes del estudio, de tu colonia, ciudad y país, así como conocer qué es lo que se ha estado haciendo en diseño en relación al proyecto.

En el momento que conoces lo que hacen y han hecho los demás, el objetivo es tratar de buscar la manera de hacerlo diferente y sobretodo adecuado para la marca o proyecto.

Algo que también es importante es lo que haces fuera de tu estudio o lugar de trabajo, lo que comes, escuchas, ves, a qué lugares vas, todo esto influye al final en los resultados que damos como estudio.

¿Cuáles son los aspectos indispensables para diseñar una marca innovadora y efectiva?

Entender al cliente, comprender qué quiere, hacia dónde quiere llevar su proyecto, y sobre todo a quién va dirigida esta marca, producto o servicio. Entender el contexto cultural, social, geográfico y político del entorno en el que estará la marca. Entender dónde vivirá y de qué manera lo hará.

Entender, entender, entender, y después empatizar. Ser curioso, empático y sensible.

¿Qué representa hoy México en tu vida y en tu trabajo como diseñador?

México es mi casa, de donde es Majo, mi pareja, y donde vivo con ella, donde están mis amigos, mi trabajo y donde me he formado como diseñador. 

México ha sido, es, y espero que siga siendo, un estímulo sensorial inmenso. Es el mejor escenario para estimular la creatividad en todos los sentidos.

¿Qué significa diseño gráfico hoy?

No lo sé, supongo que cada quien le da el significado que quiere. Para mí significa, sobre todo, oficio, pero también letras, colores, comunicación, emoción, guía, decisión, función, etc. Pero también puede ser frustración, migraña, estrés… depende del día. !

FERRAN OLLÉ

Ferran Ollé Serra nació en 1990 en Les Franqueses del Vallès, un pequeño pueblo ubicado a pocos kilómetros de Barcelona. Estudió Gráfica Publicitaria en la Escuela de Artes y Oficios de Vic. Allí tuvo su primer encuentro con disciplinas como el diseño gráfico, la tipografía y la fotografía, lo que despertó su pasión por la creatividad visual.

Continuó su formación en la Universidad BAU de Barcelona, pero decidió abandonar sus estudios y buscar aprendizaje desde una perspectiva más práctica. Trabajó como pasante en Suki, donde tuvo la oportunidad de coincidir dos influyentes diseñadores catalanes: Quim Marin y Marcel Lladól, quienes lo inspiraron y guiaron en sus primeros pasos en la industria del diseño.

En 2014, Ferran Ollé tomó la decisión de mudarse a la Ciudad de México, con el objetivo de enriquecer su formación y experiencia como diseñador. En 2018, fundó Faena Studio, junto con Carlos Verástegui y Héctor Toledo.

Faena Studio se ha destacado gracias a su sensibilidad y enfoque en la tipografía, su compromiso con la colaboración y su búsqueda de la excelencia y  funcionalidad de sus diseños, logrando transformar marcas de manera innovadora y efectiva

www.faena-studio.org/faena/

Ferran Ollé
Compartir en:
Facebook
Twitter
LinkedIn