Interiorismo Restaurante 2019

REGRESAR

 

TATEMAR proviene de la palabra tlatemati en náhuatl, que significa quemar o prender fuego. Es el restaurante más novedoso en la escena gastronómica en Mérida, Yucatán. Por encargo de la reconocida chef oaxaqueña Sara Arnaud (Apoala), el proyecto crea un espacio único donde “la luz es para los materiales, lo que el fuego es para la comida”. La forma del espacio a intervenir no representó una parte fuerte o una experiencia atractiva, por ello en el diseño establecimos la “forma en llamas”, dada por un ejercicio de quemar un papel con dicha forma, de ahí surgió la idea de la compresión y la expresión orgánica, dando como resultado un espacio integrado y continuo. Los materiales elegidos representan cambio y transición a través de fuego y luz expresado por la transformación de quemarse, que muta a medida que la luz cambia a través del día a la noche. Las cavidades dentro de las paredes contienen materiales más brillantes que simbolizan la noción de ignición. La vista y la perspectiva se dirigen a la gran ventana a la cocina donde se puede observar el ritual del fuego y las llamas de la parrilla, continúan hacia arriba en las filas flotantes de ladrillos de arcilla que representan la materialidad de los hornos tradicionales de la cocina vernácula en México.

No hay un techo formal, sino una instalación flotante de la artista mexicana Perla Krauze que consiste en un conjunto de piezas de resina moldeadas a partir de moldes de carbón real. Su color, que fluctúa entre el rojo y el naranja, juega un papel clave en el diseño de la iluminación, ya que proporciona ángulos brillantes para los comensales del restaurante. Tatemar pretende ser un espacio donde los alimentos y los materiales se redefinen dentro de la experiencia de la textura, la luz y el calor.

The Great Gatsby’, quinto largometraje del aclamado director de cine australiano Baz Luhramnn, fue la fuente de inspiración para este restaurante efímero que tuvo lugar en la IX edición de Millesime GNP. La propuesta consistió en crear un espacio lujoso y nostálgico, tomando como apoyo el Art Déco en el que se desarrolla la historia de la película. A través de piedras naturales, cerámica, madera y materiales reciclados, Tropiqa disenó una interpretación uúnica del mundo que rodea a Jay Gatsby.

 

REGRESAR