Oficinas vanguardistas

Funcionalidad y estética: dos elementos fundamentales en la concepción del diseñador Josep Lluscà

por a! Diseño / Redacción

25 de marzo 2024

Para el diseñador Josep Lluscà, la oficina del futuro debe aunar diseño innovador, ergonomía y confort. La funcionalidad del mobiliario y una estética moderna deben estar presentes y complementarse en un equilibrio perfecto.

Las oficinas han vivido una gran evolución. Se ha ido eliminando el papel y los cables y se apuesta por formas de trabajo en equipo, donde se promueve la interacción entre personas. Es por esto que en las creaciones de Josep Lluscà hay un concepto esencial: el diseño debe ser innovador y de una estética impecable, y debe trabajar siempre a favor de las personas y de su bienestar. 

El crecimiento de las oficinas abiertas favorece la creatividad y el flujo de ideas. Ante el boom de este concepto de oficina, el diseñador industrial destaca que es fundamental crear múltiples áreas que dinamicen el espacio.

La tendencia de oficinas abiertas no es algo nuevo. Ya en los años setenta, empresas pioneras optaron por este tipo de espacios abiertos y multifuncionales. Así, el estudio de Lluscà diseñó su Sofá Prolongue creado para salas de espera, espacios para colectividades, y oficinas diáfanas. Las novedades del Sofá Prolongue Norma Euro son su respaldo común y unos reposabrazos de superficie plana, que invitan a apoyar la libreta de notas, la laptop o la tablet. Su modularidad permite crear una especie de rompecabezas, dando a la oficina un carácter distendido y moderno, además de invitar a un trabajo más informal.

Otras creaciones de Lluscà proponen crear puntos de reunión más ligeros y versátiles, donde sea posible generar ideas en equipo alrededor de un café, hacer llamadas de trabajo o simplemente desconectar por un momento. En este tipo de espacios, en los que se trabaja un lapso breve de tiempo, las sillas y sillas altas Glove y las butacas Glove Lounge son una opción desenfadada y disruptiva. Estos espacios también permiten colocar elementos de diseño como el perchero Tipi: una pieza funcional y de una belleza sencilla y elegante.

Por último, los espacios de trabajo más convencionales siguen estando vigentes, solo que con diseños más estudiados y profesionales. En este sentido, el estudio Lluscà Design ha desarrollado modelos como la silla Sense, que tiene altas prestaciones técnicas que la convierten en modelo cómodo para un uso intensivo. Tanto su diseño ergonómico como sus materiales garantizan un máximo confort y la salud de la espalda, incluso cuando su uso se alarga durante horas.

“Hay que seguir garantizando la ergonomía en las sillas de trabajo, porque algunos interioristas se están olvidando un poco de esta. Un diseñador debe darse una vuelta por el lado más salvaje del diseño, pero luego hay que ‘volver a casa’ y, con esa mirada fresca y renovada, crear una pieza garantice confort y funcionalidad”, afirma el diseñador catalán.

Visita: www.llusca.com/es/home 

Compartir en:
Facebook
Twitter
LinkedIn