Uma 

Filtros mexicanos

por a! Diseño / Redacción

12 de diciembre 2022

Con uno de los sistemas de purificación de agua por gravedad más innovadores de los últimos años y una manufactura sustentable, fue creada y diseñada por Luis Ribó la marca de filtros de agua Uma, una empresa que busca reducir el consumo de plástico en agua embotellada y propone piezas estéticas mejoren la calidad del agua y la vida diaria.

Uma es un producto 100% mexicano hecho con materiales duraderos y de la más alta calidad, que además de purificar el agua, se preocupa por la estética y busca satisfacer a aquellos consumidores que buscan soluciones que procuren al medio ambiente, pero que no dejen a un lado el diseño. Los colores que disponibles son: Vader (negro mate), Storm (arena mate) y Marte (terracota).

Los recipientes de Uma están hechos de cerámica Stoneware horneada, reciclable y libre de plomo; a diferencia de los filtros transparentes, este está fabricado para no dejar pasar la luz, que el agua se mantenga fresca y además evitar la propagación de vida verde por fotosíntesis, y está complementado por una llave dispensadora de acero inoxidable de grado alimenticio.

Los filtros cuentan con una innovadora tecnología de cartuchos filtradores dentro de ellos, donde se hace un proceso en tres etapas:

  • Pared cerámica microporosa que detiene los residuos sólidos iguales o mayores a cinco micrones.
  •  Membrana de plata coloidal que elimina gérmenes y bacterias.
  • Carbón activado que elimina sabores, olores y reduce el cloro hasta en un 75%.

Además de desarrollar filtros con procesos y materiales que sean una opción sostenible para el planeta, Uma es producido en una planta en la población de Nopala, en el estado de Hidalgo. El proceso de fabricación es semi artesanal, ya que a pesar de involucrar un sofisticado sistema de horneado, cada una de las piezas es vaciada, esmaltada, pulida y retocada a mano por los ceramistas.

La pasta cerámica con la que están hechos los recipientes utilizan una combinación única de arcillas y aglomerantes, que cambia dependiendo del color de cada uno de los modelos. La pasta es vaciada individualmente en moldes de donde salen piezas que se ponen a secar a temperatura ambiente durante varias horas o días, dependiendo del clima. Las piezas secas son esmaltadas con una capa vitrificante e introducidas a hornos a 1200 grados centígrados para lograr la textura y resistencia adecuadas, una vez horneadas, las piezas se dejan enfriar a temperatura ambiente y se pulen y detallan a mano de manera individual.

Visita: www.umafiltros.com

Compartir en:
Facebook
Twitter
LinkedIn