VICTORIA MOLINA

1 month ago  •  By  •  0 Comments

“Como diseñadores siempre estamos pensando cómo mejorar las cosas, cómo resolver problemas; empezamos a ver que está sucediendo alrededor de la comida y ahí aplicamos el pensamiento de diseño”

FOOD DESIGN

“La comida se vuelve no solamente un acto alimenticio o de nutrición, se vuelve un acto de socialización”, expresa Victoria Molina. “Como diseñadores estamos pensando siempre cómo mejorar las cosas, cómo resolver problemas; empezamos a ver qué está sucediendo alrededor de la los alimentos y ahí aplicamos el pensamiento de diseño”.

Victoria Molina es diseñadora industrial y artista multifacética. 

En 2016 impartió la ponencia “Food Design y Emociones”, en el 4to. Encuentro Latinoamericano de Food Design.

Presentamos una conversación con Victoria Molina, una de las principales exponentes de food design en nuestro País.

¿Qué te lleva a estudiar diseño industrial?
El anhelo por tener una vida creativa. En mi familia, del lado de mi papá todos son ingenieros, mi papá es ingeniero nuclear, y del lado de mi mamá son artistas. Y siento que tengo estas habilidades, la parte creativa, la parte artística y la parte de los números.
En el intento de buscar un punto intermedio entre el arte y la ingeniería, creo escogí tempranamente mi carrera, desde inicios de la preparatoria sabía que quería estudiar diseño industrial.

¿Cómo se suman el arte y el diseño industrial en tu vida profesional y personal?
Fue primero el arte que el diseño, el arte siempre ha estado presente en mi vida, desde muy joven tomé clases y me gustaba pintar. El arte y el diseño están relacionados, yo creo en algo que le llamo libertad creativa o libertad creadora.
Cuando llegué a la carrera de diseño industrial era común escuchar que los diseñadores no somos artistas, no hacemos arte, ¿pero qué pasa si, sí?, ¿qué pasa si un diseñador también es artista? Creo que no pasa nada siempre y cuando sepas diferenciar lo que aporta cada disciplina y cuáles son las principales diferencias entre ambas; aunque siento que esas diferencias cada vez están más borrosas, y las líneas que separan el arte del diseño son cada vez más delgadas.
Cuando estudié diseño industrial dejé el arte por mucho tiempo, tal vez 10 años, y después lo retomé pues es algo que siempre estuvo en mi vida y me di cuenta que no podía vivir sin seguir haciendo arte.



¿Cuáles son las principales técnicas y temas presentes en tu obra?
Durante años utilicé diferentes materiales como acuarela y óleo, pero actualmente estoy concentrada en la técnica de collage, en grandes dimensiones, es como una terapia para mí, ahora el material principal son revistas de hace años, y ahora que varias publicaciones impresas están desapareciendo es un material que me causa mucha curiosidad, se me hace como una cápsula de tiempo.
La temática de mi obra es la naturaleza y la mujer. El tema principal son retratos, me llama mucho la atención pintar retratos femeninos, es lo que estoy trabajando ahora, pero en el futuro quién sabe.

¿Cómo ha sido tu evolución en el diseño industrial?
Recién graduada de la carrera de diseño industrial empecé a realizar diseño de producto, y en proyectos con marcas desde el naiming hasta el diseño del empaque. También he diseñado mobiliario, pero actualmente mi desempeño se concentra en food design.

¿Cómo llegaste al food design?
A la mitad de la carrera de diseño industrial me cuestioné si seguiría diseñando productos y mantenerme en una línea de producción y consumismo, fue entonces que comencé a trabajar con temas o materiales efímeros como los alimentos, pero vistos desde la perspectiva del pensamiento del diseño.
Comencé a cuestionarme por ejemplo, ¿por qué los tacos se sirven en platos de unicel, cuando en muchos países este material está prohibido y qué pasa con la cultura alimenticia del mexicano? A finales de mi carrera trabajé en proyectos relacionados con alimentos, ya tenía conocimiento de food design pero también descubrí que faltaba mucha información en México, y prácticamente todos los escritos relacionados estaban en italiano o en inglés.
Realicé una investigación sobre food design, y gracias a varios artículos que había escrito, participé en 2016 en la organización del Primer Encuentro latinoamericano de Food Design en México.

¿En qué consiste el food design?
Lo describo como aplicar las herramientas y el pensamiento de diseño en el mundo de los alimentos. Sería muy difícil cerrarlo a que se diseñan platos bonitos, porque el mundo de los alimentos es enorme, por ejemplo, la comida es un ritual de convivencia, en México una carne asada, en España preparar paella, o en Italia una pizza.
La comida se vuelve no solamente un acto alimenticio o de nutrición, se vuelve un acto de socialización; y como diseñadores siempre estamos pensando cómo mejorar las cosas, cómo resolver problemas; empezamos a ver que está sucediendo alrededor de la comida y ahí aplicamos el pensamiento de diseño. En ocasiones aplica de manera estética, otras veces de manera resolutiva, otras veces ambas, y otras veces como experiencia.
Trabajé recientemente en un proyecto para crear una experiencia alimenticia tomando en cuenta los retos a enfrentar en la llamada nueva normalidad. Desde el diseño podemos generar una manera diferente de vivir las experiencias a las que estábamos acostumbrados antes.

¿Cuáles son ahora tus principales proyectos?
El arte definitivamente seguirá presente en mi trabajo. En diseño, estoy trabajando con una marca de Coahuila en el desarrollo de unas vajillas y me gustaría volver al diseño de mobiliario. Y por supuesto, quiero seguir en la creación de experiencias, que creo también es algo cada vez más importante.

https://victoriamolina.mx/

#serUDEM

Victoria Molina estudió de la Licenciatura de Diseño Industrial de la Universidad de Monterrey (UDEM), donde egresó como alumna destacada (Magna Cum Laude) en 2011. 

https://www.udem.edu.mx/es

https://crgs.udem.edu.mx/arte-arquitectura-y-diseno

Submit a Comment